Noticias

UN 80% DE LA FACTURACIÓN DE HELIOPOL en 2020 CORRESPONDE A OBRA PRIVADA

soho4ALAZAN 320793009306pcelere-jacaranda_4_1cam01_1_0

Heliopol cierra el ejercicio 2020 con una importante cartera de obra privada, concretamente 55,2 millones de euros. El volumen total de facturación ha alcanzado este año los 69,6 millones de euros, de los que 14,6 millones corresponden a obra pública. Esto sitúa a la compañía con un considerable volumen de cartera, casi un 80%, en el sector privado, mientras que la contratación pública ha estado en torno al 20%.

Durante este ejercicio, Heliopol ha participado concretamente en 112 licitaciones de obra pública, de las que ha conseguido contratar 12, lo que supone un exiguo 10,7% de alcance. Algunas de las obras adjudicadas han sido de importe menor, lo que en números absolutos se ha traducido en un reducido volumen de contratación. De estas contrataciones, el 72,2% % son de ámbito local y regional, y el 27,8% corresponde a la administración central.

En cuanto a la obra privada, se ha trabajado en 45 proyectos con un éxito de contratación del 15,5% lo que ha supuesto la adjudicación de siete contratos. Este espectacular porcentaje de contratación es debido sobre todo a la formalización de modelos de licitación privada en modo colaborativo con los propios clientes. En este sentido, se ha logrado un elevado nivel de confianza con los clientes privados, que ha permitido un crecimiento sostenido de la obra privada, que seguirá avanzando, bajo estos parámetros, durante 2021.

Heliopol ha sabido aprovechar el tirón de la inversión privada en el año 2020 y apoyada en su fuerte posicionamiento con clientes inmobiliarios y de retail de primer nivel, como son: Kronos, Grupo Lar, Aedas, Vía Celere o Aelca, ha obtenido una confortable cartera de obra para poder afrontar el 2021 con tranquilidad, aunque no en posición conformista.

El enfoque estratégico de Heliopol hacia la obra privada responde a la creciente dificultad de contratación pública, muy dependiente de unos presupuestos generales muy recortados y unas licitaciones en las que todavía sobreviven criterios de adjudicación económicos que propician ofertas temerarias a la baja de poca calidad y mínima rentabilidad.

Los indicadores de licitación y adjudicaciones que maneja Heliopol son análogos al resto de indicadores publicados  por otras fuentes del sector: se constata una importante caída en el ritmo de licitación pública en un 36% menos, frente a la licitación privada con un 23% más. Tradicionalmente, la contratación pública ha ocupado un porcentaje considerable en la facturación de Heliopol, pero precisamente en los últimos años, ha sido el sector privado, unido al nuevo enfoque estratégico de la compañía, el que más está contribuyendo a su cuenta de resultados.